Columna de opinion: "Liderazgo femenino para generar cambios" por la Doctora en liderazgo educacional Paulina Gutiérrez Zepeda.

07-08-2019

Definitivamente para mí el futuro es femenino. No cabe duda que nosotras las mujeres y la manera que tenemos de ver el mundo hemos comenzado a generar cambios que están incomodando al status quo. Ejemplos de liderazgo femenino tengo varios para compartir. A nivel mundial está Greta Thunberg – joven activista sueca de 16 años – que ha inspirado el movimiento Fridays for Future que motiva a jóvenes escolares del mundo ha movilizarse los días viernes para exigir medidas urgentes contra el cambio climático. Seremos afortunados los chilenos, ya que Greta participaría en la próxima Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático (COP 25) a desarrollarse en Diciembre en Santiago.

Desde hace unos días atrás, tomó protagonismo otra mujer. Megan Rapinoe –capitana del equipo de fútbol femenino de Estados Unidos ganador de la última Copa del Mundo- la que ha logrado protagonismo global por su emocionante y provocador discurso en el evento de celebración de su triunfo en Nueva York, hablando de amor, igualdad y diversidad. Me impactó al escucharla haciendo una explícita petición a su audiencia: “tenemos que ser mejores, tenemos que amar más y odiar menos, tenemos que escuchar más y hablar menos, tenemos que saber que ésa es la responsabilidad de cada uno de los que está  aquí”. Junto con ello, hizo una aclaración mencionando que cada una de sus compañeras de equipo eran más que futbolistas y atletas, y que los que sintonizaban el mundial cada 4 años, eran más que fanáticos. Megan resaltó que todos éramos personas que interactuábamos todos los días con nuestra comunidad y nos invitó a responder las siguientes preguntas ¿Cómo hacen de su comunidad un lugar mejor? ¿Cómo hacen que las personas a su alrededor sean mejores? Su discurso me marcó profundamente, ya que nos está invitando a hacernos cargo. Nos está invitando a convertirnos en agentes de cambio. Definitivamente, nos está invitando a ejercer como líderes.

Actualmente se concibe al liderazgo como una actividad, no como un conjunto de cualidades personales. Esto es sumamente relevante, por que si se considera al liderazgo como una actividad, éste puede ser ejercido por cualquier persona por medio de las estrategias adecuadas. Entonces, se puede decir que ejercer liderazgo es movilizar a un grupo de personas para producir un cambio y, hacer frente a problemas complejos. Sin duda que ejercer liderazgo es nadar contra la corriente. Así lo han hecho Greta, Megan, Malala y todas las mujeres detrás de diversos movimientos como el #MeToo o el movimiento que ha logrado legislar sobre el aborto en diferentes países.

Chile no ha quedado atrás de estos movimientos de mujeres que están generando cambios. Por ejemplo, el movimiento de las estudiantes de Educación Superior Chilena que en el 2017 con el mayo feminista lograron actualizar protocolos y reglamentos en nuestras universidades que tenían más de 20 años de atraso en comparación con los que actualmente sucede en otros países. Hoy en Chile entre las más de 40 redes, comunidades, o plataformas de mujeres que existen para impactar y generar cambios, quisiera destacar algunas. La plataforma “Hay Mujeres” que visibiliza a profesionales en distintas disciplinas para ser consideradas como referentes. “ComunidadMujer” que realiza estudios para generar políticas públicas para disminuir las brechas de género aún existentes en nuestro país. “WoomUP” que ofrece mentorías para apoyar a las mujeres profesionales a aumentar sus redes de contacto (networking) y fortaleces su desarrollo de carrera. Mención especial merece “Tremendas.cl”, una plataforma creada por unas jóvenes de no más de 17 años, que visibilizan y conectan el talento con sentido para apoyar causas de impacto social. Sin duda todos estos son ejemplos claros y vivientes de liderazgo.

Actualmente, los estilos de liderazgo más adecuados serían los que se vinculan con cualidades relacionadas a lo femenino. Por ejemplo, estilos de liderazgo más participativos y colaborativos, más democráticos y transformacionales. Hoy en día se requiere que tengamos una visión más holística del liderazgo, que inspire y movilice no sólo a organizaciones sino que también a otras personas y a nivel personal. El verdadero liderazgo es sólo el que se desenvuelve en estos tres escenarios y dimensiones: organizaciones (dimensión estratégica), equipos (dimensión interpersonal) y personal (dimensión individual).

He mencionado claros y reales ejemplos de liderazgo femenino. Estas mujeres se han hecho en la práctica continua del liderazgo, en cada movimiento, en cada acción. Una líder se hace y se forma en la medida que ejerce acciones de liderazgo. Entonces, quiero citar nuevamente a Megan Rapinoe: ¿Cómo hacemos de nuestra comunidad un lugar mejor? ¿Cómo hacemos que las personas a nuestro alrededor sean mejores? Mi invitación es que comiences a ejercer liderazgo y que lo hagas en los distintos roles que tienes hoy. No sólo en el ámbito profesional, sino que también en el ámbito más personal con la familia y amigos, y a convertirte en la mejor versión de ti misma. Te invito a nadar contra la corriente. Te invito a visibilizar tus logros y los de otras. Te invito a aceptarte tal cual eres y despojarte de los estereotipos. Te invito a que; sin miedo, te conviertas en referente para inspirar a otras. Te invito a ejercer un liderazgo de manera real, auténtica, inspiradora, y compartida. Insto, ésta es la mejor manera de generar cambios. Por lo tanto, no cabe duda que el liderazgo es femenino y el futuro también.

 




OTRAS NOTICIAS