Gran interés genera investigación sobre pobreza multidimensional realizada por académico de la UCN

16-10-2019

Importantes hallazgos derivaron del estudio basado en datos de la Encuesta CASEN y del Censo 2017 para medir la vulnerabilidad a la pobreza en dimensiones como educación, salud, empleo y seguridad social, vivienda y medio ambiente, así como la cohesión social. 

Los resultados obtenidos en Chile tras aplicar un modelo para medir el riesgo que corren ciertos hogares de caer en pobreza multidimensional, -o de permanecer en ella-, fueron divulgados en la revista internacional Social Indicators Research de Springer Nature. La investigación, cuyo autor es el académico Mauricio Gallardo de la Escuela de Ciencias Empresariales de la Universidad Católica del Norte (UCN) sede Coquimbo, ha captado el interés de otros estudiosos del tema, lo que se evidencia en el alto número de descargas que tiene el artículo en menos de un mes.

El estudio se enmarca dentro del proyecto de iniciación sobre medición de la vulnerabilidad a la pobreza muldimensional, financiado por el Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondecyt) que se adjudicó Gallardo hace dos años. El profesor considera que el instrumento podría convertirse en una valiosa herramienta para elaborar mejores estrategias de prevención al momento de abordar dicha problemática.

“Las políticas públicas no solo deben enfocarse en los que se registran efectivamente pobres ya que hay transiciones alrededor de la pobreza. Más bien, hay que prestar atención a los que están en riesgo, porque ante las fluctuaciones económicas o circunstancias de la vida, ellos pueden llegar a ser pobres fácilmente”, explica.

Principales hallazgos

Gallardo utilizó datos de la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (CASEN) del año 2017, así como la información censal del mismo año. Además tomó como referencia el indicador oficial de pobreza multidimensional chileno que tiene cuatro dimensiones básicas; educación, salud, empleo y seguridad social, vivienda y medio ambiente, más una complementaria, -redes y cohesión social-.

“Lo primero es que es un método práctico y factible de aplicar, ese es el resultado más importante, ya que podría ser usado en paralelo para acompañar las políticas de medición de la pobreza multidimensional”, comenta el académico, tras ser consultado sobre los principales hallazgos del estudio.

En segundo lugar, Gallardo pudo constatar que en Chile, por cada persona registrada como pobre multidimensional hay alrededor de dos personas que se encuentran en riesgo. “Eso te indica cuál es la relevancia de esto y que no basta con registrar a los pobres, también hay que identificar a los grupos en riesgo”.

Claves de la vulnerabilidad multidimensional
Para ilustrar mejor los términos asociados a su investigación, Gallardo estableció las diferencias entre pobreza y vulnerabilidad multidimensional.

“Hay personas que son pobres y que están en riesgo de seguir siéndolo, mientras que otros son pobres circunstancialmente y posiblemente no van a seguir en esa situación. El punto aquí es que la pobreza efectiva es distinta al riesgo de caer pobreza”, sostiene.

En esta línea, el docente señala que los individuos considerados pobres lo son porque en un momento determinado fueron registrados como tales, pero existe otro grupo más amplio, el de los vulnerables, en donde están también algunos que no siendo pobres, se encuentran en riesgo de serlo.

“Es un tema complejo y difícil de cuantificar. Eres pobre no solo por falta de recursos monetarios, muchas veces es porque no se tienen otras características como educación, salud, vivienda digna, inclusión y seguridad social. Este indicador que estoy proponiendo, mide el riesgo de caer o de permanecer en pobreza en esas múltiples dimensiones”, acota.

Actualmente, Gallardo avanza en su proyecto en colaboración con otros investigadores internacionales, con la intención de medir la vulnerabilidad a la pobreza multidimensional en alrededor de 15 países de América Latina en tres momentos distintos del tiempo, mediante el análisis de millones de datos de encuestas de hogares.

Premio Nobel de Economía para investigadores de la pobreza
El lunes 14 de octubre el Banco Nacional de Suecia anunció que el Premio Nobel de Economía 2019 fue concedido a Abhijit Banerjee (Bombay, 1961), Esther Duflo (París, 1972) y Michael Kremer (EE UU, 1964), por sus investigaciones experimentales en el combate de la pobreza a nivel mundial.

Ante esta noticia, el profesor Gallardo celebró la decisión, pues se otorgó el importante premio a un área fundamental en el desarrollo de las ciencias económicas, tomando en cuenta que el primer objetivo de Desarrollo Sostenible de la ONU es la eliminación de la pobreza.

“(…) Se ha otorgado el Nobel a tres investigadores que han propuesto medidas concretas (…) Bajo un enfoque experimental ellos han descubierto que algunas formas de intervención para combatir la pobreza sí funcionan y tienen un impacto real sobre la vida de los pobres, mientras que otras, más tradicionales, no son tan efectivas, aunque se inviertan cuantiosos recursos en ellas”, dijo.

Ejemplo de ello, dice Gallardo, es que los investigadores descubrieron que ayudarles a los niños pobres a estudiar a través de un tutor es más efectivo que regalarles libros.

“El problema es que la pobreza no es solo una situación de falta de recursos, sino más bien un problema de falta de capacidades. Por lo tanto, no se resuelve simplemente otorgando más dinero, sino más bien alterando ciertas funcionalidades que mejoran la forma en que los pobres se integran a la sociedad”, apuntó.

Tanto Banerjee como Duflo, son profesores en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) en Estados Unidos, son pareja y tienen un hijo en común. Kremer por su parte es académico de la Universidad de Harvard.

Duflo es la segunda mujer en recibir el Nobel de Economía, y con 46 años es el premiado más joven en esa disciplina.




OTRAS NOTICIAS