Integrando a los estudiantes con el sector productivo local

21-12-2016

Asignatura de la carrera de Ingeniería Comercial permite analizar y proponer soluciones a problemas reales del entorno.

En un trabajo colaborativo y de mutuo beneficio, 24 micro y pequeños empresarios de la zona fueron asesorados durante este semestre por más de 70 estudiantes de tercer y quinto año de Ingeniería Comercial, perteneciente a la Escuela de Ciencias Empresariales de la Universidad Católica del Norte. Ello, en el marco de las asignaturas Integradores I y II, que, como sus nombres lo indican, integran los conocimientos técnicos y académicos de los alumnos, para el servicio de las empresas locales.

En ese contexto, y tras ser evaluados, la Escuela organizó recientemente un cierre de estos dos cursos, durante el cual fueron premiados los mejores trabajos, que corresponden al análisis organizacional y propuestas de solución para las diferentes empresas. En el caso del Integrador II fueron reconocidos los grupos de estudiantes de las empresas Gelatería Serenata, Siegers Ltda. y la Cruz Tercer Milenio. En el caso del Integrador I, fueron reconocidos los grupos de trabajo de las siguientes empresas: Servicio de paintball, Mercadito Express, Comercial Orrego Torrico, Mi Lado Verde, Tejidos Diaguitas y Orferbreria y Gastronomía .

Importante en la consolidación de esta iniciativa, que forma parte desde hace tres años de la malla curricular de los futuros ingenieros comerciales, ha sido la alianza con el Centro de Desarrollo de Negocios de La Serena, fundamental para el nexo con potenciales beneficiarios. Asimismo, se ha actuado en colaboración con la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (CONADI).
Fernando Contreras Jara, docente a cargo de los integradores, explica que la asignatura de integrador II es cursada en el último semestre de la carrera y consiste en un proyecto de negocios y una asesoría profesional a empresarios de la región, de diferentes niveles de actividad productiva. Por medio de un trabajo grupal, dice, los alumnos realizan un análisis organizacional de la empresa (productos o servicios) y su entorno, detectando problemáticas y haciendo propuestas de solución, con su correspondiente plan de implementación. “Ese es el espíritu, que los alumnos se vinculen con el quehacer real de las empresas locales”, subraya, destacando la satisfacción expresada por los beneficiarios asociados.

El académico valora asimismo que “el integrador no solo vincula a los alumnos con el quehacer de la comunidad empresarial, sino que también les permite superar algunas debilidades desde el punto de vista de la formación”. Y comenta que, junto a la profesora Paulina Gutiérrez, han ido mejorando la asignatura, estrechando la comunicación con el Centro de Desarrollo de Negocios e incorporando la modalidad de workshop (talleres de trabajo intensivo).

Cabe señalar que, en su tercer año de carrera, los alumnos de Ingeniería Comercial cursan el Integrador I, que busca mejorar las competencias de un análisis organizacional, a diferencia del integrador II, que apunta a una solución concreta a partir de una evaluación y propuesta de control de gestión para un proyecto.
Este semestre, sumando ambas asignaturas, la Escuela de Ciencias Empresariales brindó apoyo simultáneamente a 24 micro y pequeños empresarios, que en su gran mayoría manifestaron un alto grado de satisfacción.

Sector público, privado y academia unidos
Carolina Riquelme Sepúlveda, directora del Centro de Desarrollo de Negocios La Serena, de SERCOTEC, valora esta alianza estratégica con la UCN, por medio de la cual “buscamos entregar más y mejores asesorías a los clientes del CDN”, que corresponden a empresas de menor tamaño. El ramo integrador I y II, agrega, “ha permitido que a lo largo de varios meses, un grupo de estudiantes trabaje una temática en particular con las empresas clientas de nuestro centro, lo que se ha traducido finalmente en propuestas de mejora , planes de acción y estrategias promocionales, lo que ha sido muy valorado por los empresarios , puesto que las empresas pequeñas tienen poca dotación de personal y muchas veces no tienen tiempo para detenerse y mirar desde afuera la empresa las áreas donde hay que implementar mejoras”. Es positivo no solo para clientes, sino también para alumnos, porque los estamos acercando a la realidad empresarial de nuestra región para que vayan conociendo, los desafíos que enfrentan los empresarios, y les da una tremenda oportunidad de ocupar los conocimientos que han adquirido hasta la fecha. Aquí vemos como el sector público, el privado y a academia se unen por un objetivo común y con un resultado, que es lo mejor. El informe generado por cada grupo de alumnos será ahora trabajado por el CDN y los empresarios, “basándonos en las propuestas que hicieron los propios alumnos con el apoyo de los académicos de la escuela”.

Acerca de la posibilidad de ampliar esta disciplina a otras áreas, Carolina Riquelme adelantó que ya ha habido conversaciones con la decana de la Facultad de Ciencias Jurídicas para poder implementar, a partir de 2017, dentro de la malla curricular de la carrera de Derecho las clínicas legales, tanto en Coquimbo como en Antofagasta, en alianza con el respectivo CDN, “bajo la misma figura, los alumnos, con la asesoría de académicos de Derecho, ir trabajando y asesorando a empresas de menor tamaño”.

Paulina Gutiérrez, secretaria docente y coordinadora de integradores de IC, explica que éstos corresponden a asignaturas de la nueva malla curricular implementada el 2013, y que, como su nombre indica, “integran los conocimientos técnicos y académicos de nuestros estudiantes para el servicio de las empresas locales. Hemos visto que el integrador I, en tercer año, y el II en quinto, son asignaturas muy potentes para los estudiantes en términos de lo que ellos aprenden y de lo que se llevan para un periodo posterior”. Animados por los resultados, adelanta que están impulsando un plan piloto con Ingeniería en Información y Control de Gestión, a través de la asignatura Taller Aplicado, que ha permitido a los estudiantes de este semestre 2016 asesorar a dos empresas en sistemas de gestión y de control de inventario, entre otros temas. “El aprendizaje de una carrera se puede traspasar a otra”, afirma la docente, y comenta que, junto a su colega Fernando Contreras, se adjudicaron un proyecto de innovación docente de la UCN. “Presentamos los integradores como una asignatura para demostrar que se puede hacer mejoras tanto en la parte académica como de procesos. Fuimos reconocidos como el único proyecto de la Escuela de Ciencias Empresariales y nos ganamos este premio”, acota con alegría.

Link Noticia Completa




OTRAS NOTICIAS